Páginas vistas en total

lunes, 30 de mayo de 2011

Cancelar la hipoteca devolviendo la casa perjudica a los que quieren comprar su vivienda

Danish Pavilion_2
La idea de que se puedan cancelar las hipotecas ya concedidas devolviendo la casa al banco es irresponsable y perjudica a todos aquellos que viven de alquiler y están pensando en comprarse un piso. Si los bancos ven sus balances perjudicados tendrán que trasladar ese coste a las nuevas hipotecas con lo que aquellos que estén buscando financiación para comprar una vivienda pagarán más por sus créditos para salvar a aquellos que compraron durante los años del boom.
Si los bancos tuviesen que asumir las pérdidas de las hipotecas concedidas en los años del boom inmobiliario, el sistema financiero español quebraría. Haría falta una inyección de dinero público que pagaríamos entre todos (eso suponiendo que el Estado pudiese conseguir el dinero).

Me da una pena enorme la gente atrapada en una hipoteca que no puede pagar la deuda contraída con el banco. Hay grandes tragedias humanas. Gente que pierde su hogar y arrastra en su caída a sus padres. Es una situación lamentable. Una situación que perjudica a esas familias pero también a los bancos que ven sus balances en peligro, sus ratios de impagados por los cielos y sus cuentas en mínimos. ¿Quién debe pagar por esas equivocaciones? ¿Todos o aquellos que tomaron la decisión de endeudarse y los bancos que les financiaron?

Si las hipotecas se pudiesen cancelar simplemente devolviendo la casa al banco, los que nunca compraron casa rescatarían a los que se endeudaron para comprar. Cautos salvando a arriesgados.

Durante los años del boom, cuando la vivienda subía un 30% al año, la gente se endeudó para comprar una vivienda. Es fácil solicitar una hipoteca. Si su vivienda se hubiese doblado de precio gracias a ese préstamo. ¿Ganaría el banco una parte de esa plusvalía? No. ¿Compartirían su bonanza con el resto de nosotros? No. ¿Venderían sus viviendas más baratas para que los jóvenes pudiesen comprarlas? No. Entonces, si la operación les ha salido mal ¿porqué tenemos que pagar los demás sus malas decisiones financieras? Sería sin duda un ejemplo más de privatizar los beneficios y socializar las pérdidas.

Muchos bancos y cajas jamás debieron prestar dinero a familias que estaban en situaciones de riesgo. Esos bancos y cajas son los que ahora necesitan fusionarse, perder su independencia y salir a bolsa a buscar recursos. La crisis no les está saliendo gratis.

Una sugerencia distinta es si debería cambiarse el sistema hipotecario español para que en el futuro con las hipotecas nuevas se incluya un seguro de impago que cubra la hipotetica caída del valor de la vivienda. Eso encarece el coste de la hipoteca y hace el acceso a la vivienda más difícil a los que están pensando en comprar. Es igual que comprar cualquier otro seguro. Personalmente lo veo innecesario, sólo encarece aún más la financiación. Sería sin duda unos ingresos que los bancos y las compañías de seguros verían con buenos ojos pero, no lo dudes, es encarecer innecesariamente el coste de adquisición.

La manera más práctica y directa de limitar las tragedias humanas es que las hipotecas se concedan como mucho por el 80% del valor de la vivienda y siempre que el tomador pueda pagar la cuota mensual con máximo un 30% de su renta disponible. Esa regla no es nueva. Es la regla que siempre tuvo el mercado hipotecario. La locura fue tener hipotecas al 120% del valor de la vivienda, para gente sin ingresos estables, con 0% comisiones y a euribor más 0,20%. Tasadoras haciendo tasaciones por encima del valor real para que el jueguecito de conceder el 80% del valor de tasación cubriese el 100% del valor de compraventa. Los que compraban esas casas con tasaciones infladas ¿a quién pensaban que engañaban? Ahora han descubierto que eran ellos los engañados.

Información: Jesús Encinar.
Dpto. comunicación Pablo Salcedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario