Páginas vistas en total

martes, 31 de julio de 2012

[TRUCO] CÓMO REGAR LAS PLANTAS EN VERANO






Con la llegada del verano y las altas temperaturas las necesidades de agua de nuestras plantas aumentan. Deberemos por tanto aumentar la cantidad y la frecuencia de los riegos pero sin olvidarnos de que el agua no es un recurso ilimitado, es finito y escaso y que por lo tanto debemos cuidarlo y hacer un uso racional y sostenible del mismo.

De toda el agua que hay en nuestro planeta un 97% es salada y sólo un 3% es dulce, es decir consumible.



Si pensamos que para una ducha utilizamos entre 50 y 100 litros y que un baño puede suponer de 100 a 300l, o que por ejemplo cada vez que tiramos de la cisterna del baño se evacuan entre 3 y 10l o que ese grifo que gotea en casa puede estar desperdiciando entre 0,3 y 20 litros por día creo que nos ayudará tomar conciencia de lo importante que es aportar nuestro granito de arena a cuidar de este recurso natural vital para todos los seres vivos que habitamos la Tierra, incluidas las plantas.



¿Y cómo podemos aportar nuestro granito de arena? A continuación vamos a mencionar algunas cosas que podemos hacer desde el punto de vista de la jardinería para ahorrar agua y no malgastarla:



-Evitar regar en horas de mucho calor porque gran parte del agua aportada se evaporará y acolchar las plantas con corteza de pino por ejemplo para evitar también la evaporación.



-Intentar recoger agua de lluvia, que además es agua de excelente calidad para aplicar a vuestras plantas.



-Ajustar el riego a las necesidades de nuestras plantas, pensad que las plantas tienen cierta a capacidad para adaptarse a la sequía (unas más que otras) y deberemos hacerlo de forma progresiva.



-Diseñar nuestro jardín escogiendo plantas de bajas necesidades hídricas como adelfas, ágaves, aloe, boj, callistemon, cotoneaster, durillos, eleagno, fotinia, hibiscus o cipreses.



-Agrupar las plantas en el jardín teniendo en cuenta las necesidades de agua, las que requieren poco juntas, las que requieren más en otra zona, así a cada zona le aportaréis el agua necesaria.



-En el caso del césped, un gran consumidor de agua, existen variedades que necesitan menos agua como pueden ser las Festucas o Cynodon dactylon (Bermuda), decantaos por una mezcla que las contenga de forma mayoritaria.




-Aplicando productos que estimulen la formación de raíces, de esta manera vuestras plantas tendrán un sistema radicular más potente con raíces más gruesas y profundas, y así serán capaces de captar más agua por sí mismas.



-Mejorar la retención de agua de vuestro suelo aplicando materia orgánica como pueden ser los sustratos a base de turba, estiércoles, compost o mantillos bien descompuestos.



-A la hora de plantar o transplantar una planta existen en el mercados substratos que contienen polímeros que aumentan la retención de agua, actúan como esponja creando microdepósitos de agua y cuando el substrato se seca la ponen a disposición de la planta. Este tipo de substratos también son muy interesantes y prácticos si tenéis plantas en una segunda residencia o en un terreno en el que no vais de forma regular, en el caso de que os vayáis de vacaciones o también si no sois muy regulares y metódicos a la hora de regar.


-Elimina las malas hierbas, compiten con tus plantas por el agua y te obligan a regar más. Además si ajustas bien el riego verás como también salen menos malas hierbas.



Con estos consejos o buenas prácticas podéis llegar a reducir el consumo de agua en vuestros hogares y jardines entre un 30 % o un 50% aproximadamente, algo que supondrá un ahorro importante desde el punto de vista económico y que aportará ese granito de arena para cuidar un recurso natural vital como es el agua.



Info: David González (Arbidec)
Dpto. comunicación Pablo Salcedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario